Valid HTML 4.0 Transitional  clic para ver la imagen dolmen y menhires  clic para ver la imagen dolmen y menhires   ingles   Hostal europa 

La sierra de L'Albera  se encuentra situada en las estribaciones de la Cordillera Pirenaica, ha sido desde tiempos remotos un lugar de paso entre los pueblos  de Europa y la Península Ibérica. Siendo un buen espacio natural para los  asentamientos humanos. En la vertiente meridional de L'Albera se da una de las concentraciones de monumentos megalíticos más importantes de Cataluña, con una cronología que va desde el neolítico medio al calcolítico (3500-1800 a.C.).
En el término de La Jonquera  destacan los dólmenes de Canadal,  Mas Baleta,  Els Mesclants,  El Pedreguer y los dólmenes y menhires de los Estanys.
En  Espolla, los dólmenes de la Cabaña Arqueta , de la Font de Roure, de Arreganyats y del Barranc ,el menhir de Castellar  y la necrópolis  de Els Vilars.
En Rabós d'Empordá, los dólmenes de la Coma de Felis, de las comes Llobes, del Solar d'En Gibert o el menhir del Mas de Roquere.
Muy cerca, en Sant Climent Sescebes, se encuentra el notable dolmen de La Gutina y el menhir de La Murtra o Pedra Gentil.
Los collados de Panissars y  El Pertús, ambos en  La Jonquera, son los pasos más transitables de toda la cordillera, atravesados por caminos importantes desde tiempos inmemoriales. En la linde fronteriza con Francia se hallan las ruinas del antiguo monasterio de Santa María de Panissars (S.XI), que tuvo una función de hospital de camino; excavaciones arqueológicas recientes han puesto al descubierto vestigios de la calzada romana y grandes bloques de piedra que han sido identificados como los restos de los Trofeos de Pompeyo en la Vía Domitia-Vía Augusta (S. I a.C.).
La zona es muy rica en arte  románico: Destacando el antiguo monasterio benedictino de Sant Quirze de Colera, cuya documentación data del siglo X, del que se conservan la magnífica iglesia basilical y vestigios del claustro, dependencias monásticas y fortificaciones; en las proximidades se encuentra la antigua parroquia de Santa María de Colera, también románica, ambos edificios dentro del término de Rabós, en el valle de Sant Quirze.
También son dignas de mención la ermita de Santa Llúcia (S. XII-XIII, antes parroquia de Sant Miquel de Solans), la iglesia de Sant Juliá des Torts (S. XII-XIII) y el interesante ejemplar prerrománico de Sant Pere del Pla de l'Arca (S. X), en La Jonquera; las antiguas parroquias de Sant Martí de Baussitges (S. X) y de Sant gen´s d'Esprac (S. XII-XIII), prerrománica y románica , respectivamente, en Espolla; o la ermita de Sant Quirc y la parroquia tardorománica de Sant Juliá (S. XIII-XIV) en Rabós d'Empordá.
En el término de la Jonquera, dominando estratégicamente los collados de la sierra de l'Albera, se encuentran los restos del castillo de Rocabertí, ligado a un antiguo linaje nobiliario vinculado al condado de Peralda, que tuvo un papel destacado en la historia de Cataluña. Esta familia también era dueña del cercano castillo de Requesens, al sur del Puig Neulós, que fue reformado a fines del S. XIX . Proximo al castillo se halla el santuario de Santa María de Requesens (S. XVIII), centro de devoción popular. Un tercer castillo situado en el término era  Canadal, del que todavía permanecen en pie notables obras de fortificación de los siglos XIV-XV.
El Ampurdán es una zona muy rica en patrimonio monumental e histórico:
 Dominando el mar y la montaña, nos encontramos con el monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes, que se encuentra en fase de excavación y restauración. Magnifica fortaleza que por su situación estratégica ha servido durante siglos de refugio no solo para  monjes, sino también para los habitantes de la zona en tiempos de corsarios y piratas.
Destacan por su belleza todas las poblaciones de la costa del cabo de Creus, la ciudad de Figueres con el ya famoso Teatre-museu Dalí. Vilabertran con su monasterio, los conjuntos monumentales de Peralda o de Castelló d'Empúries, y muchos otros lugares de interés.